El recargo de la prima no cae en saco roto

Mediante el recargo de la prima del seguro a través del Consorcio de Compensación de Seguros, el estado garantiza la protección del ciudadano asumiendo este ente con personalidad jurídica propia, la totalidad del riesgo en la cobertura de determinados seguros privados.

El CCS actúa como asegurador directo, entre otros, en los riesgos extraordinarios, asumiendo en exclusiva  aquellos que son debidos a fenómenos de la naturaleza como maremotos, erupciones volcánicas, tempestad ciclónica atípica, vientos superiores a 120 km/h, tornados, caída de cuerpos siderales y astrolitos; y aquellos producidos por causas de terrorismo, rebelión y tumulto popular.

El único requisito para que el CCS haga frente a estas indemnizaciones es la existencia de un seguro de daños materiales o propios sobre los que se producen ese recargo de prima.

Con la regulación de la labor del CCS creado en 1954 debemos de sentirnos orgullos de contar con una institución referente a nivel mundial.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .