La obligación de inscripción en el ROLECE se ha hecho efectiva el 10 de septiembre. Esta obligación tiene mucho impacto en la contratación pública dado que ninguna persona jurídica (o física) podrá licitar en un procedimiento abierto simplificado si no se encuentra inscrita en el citado Registro.